El Primer Dia Senti Que Se Acaba El Mundo

Si hubiese podido volar me habría alejado de manera rápida, pero solo contaba con mis patas. Arrinconado contra una valla recibí un segundo garrotazo, esta vez en el lomo, y mientras la anciana se alejaba, con sus alegres carcajadas, me quedé yaciendo en el suelo. El mismo suelo en el que en este momento, de noche, reposo. Y recuerdo volar, volando, el vuelo. A un hombre libre no se le puede atar, tan solo se le puede matar.

el primer dia senti que se acaba el mundo

Una gota de sudor se deslizó desde la frente hasta la punta de la nariz y de allí cayó al suelo. El estruendos fue tan espantoso que Laura corrió hacia el único foco de luz. En su caída escuchó la carcajada reverberante del hombre de los ojos grises, discreto y mortal. Abrí los ojos y allí no se encontraba ella.

Si Hay Química En Todos Y Cada Uno De Los Campos De Vuestra Relación

Una gran carcajada anegó el silencio, empecé a gritar. Estaba solo ante esa extraña iluminación; silencio total; soledad total. ¡Corría…, corría¡ Mi corazón latía tan fuerte como mis gritos. Comencé a golpearme, a clavar mis uñas por mi piel.

Con la asistencia del mechero observé que eran las de la habitación vedada, llaves que mi padre siempre llevaba colgadas del cuello. Deseaba ver con mis ojos todos aquellos tesoros hablados, aquellos secretos almacenados. La al azar y el tiempo me habían concedido la oportunidad aguardada.

No podía sentir su propia mano. Alberto empezó a chillar, a correr por el laberinto obscuro en el que estaba, pero no había opción alternativa viable, nadie a quien preguntar,ninguna forma de salir de allí. Desesperado se sentaría a esperar, tarde o temprano vendrían a buscarle.

Los 7 Pasos Indispensables Para Preservar El Amor De Tu Pareja

Sin embargo, el sentimiento de soledad es otra cosa totalmente distinta. No está relacionado con la compañía, ni el número de amigos, vida en pareja o familiares que poseas, sino en de qué manera te sientes respecto a todo eso. Se levantó y como es costumbre se dirigió a la ducha. Ahora en el baño, al pasar enfrente del espéculo, se quedó perplejo.

Aquella carcajada me devolvió a la verdad como si me hubieran sacado del sueño más profundo echándome un cubo de agua fría. Tardé varios segundos en situarme. Frente mi aquel conjunto con batas verdes y blancas… Sus caras me provocaron un mayor desconcierto. En un comienzo pensé que algo malo me había sucedido. Fue como aquella vez que me hice pis en el instituto.

En Realidad No Estás Tan Solo Como Crees

Esa cara manchada,satisfecha, surgiendo de entre la desaparición. Me cubrió con su abrazo sangriento, como una pequeña caperuza resguardando mi cabeza. Era muy tarde y estaba lejos de casa. No sabia como había llegado hasta esta parte de la ciudad y es que llevaba una temporada abusando en exceso del alcohol. Tenía que ver con una zona marginal con todos los males que nuestra sociedad nos ofrece. Tenía una mezcla de miedo y resaca pues había escuchado desde chaval una cantidad enorme de historias sobre heroina, putas y problemas.

En otras ocasiones busque y releí autoayuda…. En ellos pides a gritos «que está pasando» y como borren afirmas en tu producto, todo se resume en estar de forma continua limpiando tu diamante, las culpas es fe tu sucio diamante…»làvalo fracasada». Introvertido apasionado por la psicología y comunicación interpersonal. Creador del bestseller Dirige tu vida (Ed. Mundo). Defensor del procedimiento empírico e investigador del accionar humano con diez años de experiencia. Es una paradoja, pero es de esta forma.

el primer dia senti que se acaba el mundo

El fue el único que se atrevió a cruzar el umbral, para contemplar con horror la monótona vida del mundo. Recorrió un angosto pasillo, y subio por una escarpada escalera de caracol. Se encontraba en lo mucho más alto, en una estancia descubierta, pero le sobrecogió percatarse de la presencia de la nada. Al ver hacia arriba, pudo contemplar que en lo que antes era el cielo ahora no había nada, al igual que a su alrededor. Se sintió extraño al poder sentir la nada, algo que no era capaz de argumentar con palabras. Soltó otra carcajada, en esta ocasión causada, recorrió el camino inverso, atravesó el umbral y volvió de nuevo a su vida.

Él no detenía su alegato… Irrealizable, sentía tal y como si un clavo ardiendo le penetrara la garganta… Y la carcajada del obscuro rompía sus esperanzas de clemencia y la angustia era mucho más fuerte que las cuerdas que la mantenían fija a la butaca. Quizá era más fácil dejarse llevar por la inconsciencia, así que contuvo la respiración hasta el momento en que no ha podido más… Mi instructor de religión afirmaba que yo no había sido llamado por Dios, así que una vez fallecida no me volverás a ver nunca más, ¿Aliviada?. Sus labios estaban rotos y en su rostro las marcas de sal eran testimonio de horas de hastío y tortura.

Recuerdo mi primer viaje, en el 2084, en el momento en que aún no era más que una muchacha oficial recién salida de la academia, fue un viaje duro, la nave de investigación partió con 560 personas y sólo volvimos 18. No se conoce dónde y cuando puedes localizar a tu destino. Parece que todo está tan lejos, y van a ser instantes para mi mente… Desconozco la razón que me ha llevado a admitir esta misión de locos, ser los primeros, pero siempre deseo estar ahí, dónde el riesgo es mucho más agudo, quizá es porque me gusta ir a ciegas, sin comprender, … O quizá es porque sé demasiado y la única forma de conseguir un reto es que el reto sea confrontar a lo irreconocible…